Ingredientes

Para el biscuit:

4  huevos

½ cucharada de Endulzante Ledesma

2 cucharadas de harina leudante

2 cucharadas de coco rallado

 

Mousse de mango:

300 g de pulpa de mango

350 g de crema batida

1 cucharadita de Endulzante Ledesma

10 g de gelatina

 

Mousse de queso blanco

300 g de queso crema

300 g de crema batida

1 cucharada al ras de Endulzante Ledesma

10 g de gelatina

 

Preparación del biscuit

Batir  los huevos con el Endulzante Ledesma a velocidad máxima durante 10 a 15 minutos o hasta blanquear obteniendo un batido espumoso y sostenido.

Incorporar con movimientos envolventes y con mucho amor, la harina mezclada con el coco rallado.

Colocar en un molde redondo con base desmontable, cubriendo la base con papel manteca, enmantecado y enharinado. Cocinar a 170 º C entre 10 a 15 minutos aprox. Enfriar, desmoldar y retirar el papel de la base.

Volver a acomodar la base del biscuit en el molde desmontable. Reservar

 

Preparación de la mousse de mango

Colocar la pulpa de mango en una cacerola y cocinar 15 minutos. Licuar junto al Endulzante Ledesma

Hidratar  la gelatina con 50 cc de agua y derretir en el microondas por unos segundos, incorporar a la licuadora y licuar hasta obtener un puré liso.

Colocar esta preparación sobre la base del biscuit cocido y frio en el molde, previamente colocando en los laterales una cinta de acetato para luego desprender al momento de desmoldar. Refrigerar hasta que tome consistencia.

 

Preparación de la mousse de queso blanco

Licuar el queso con el Endulzante Ledesma y con la gelatina hidratada y disuelta. Unir con la crema y rellenar el molde que contiene la base del biscuit y la mousse de mango refrigerada y solida.

Enfriar, desmoldar retirar la cinta de acetato y decorar con cascaritas crocantes de naranja

 

Nota

Se puede reemplazar el mango por duraznos frescos o en conserva