Ingredientes para la masa

500 g de harina 0000

1 cucharada de polvo de hornear

1 pizca de sal

250 g de manteca fría

4 cucharadas de azúcar Ledesma

3 yemas

2 huevos

1 cucharadita de ralladura de limón

1 cucharada de agua fría

Ingredientes del relleno

1 k de ricota

2 tazas de azúcar Ledesma

1 cucharada de ralladura de limón

2 cucharadas de manteca pomada

3 yemas

1 cucharada de hojas de menta picadas

c/n de azúcar impalpable para espolvorear

Procedimiento  de la masa

Colocar los ingredientes secos en una procesadora junto a la manteca fría cortada en cubos y procesar hasta formar un arenado
Incorporar las yemas y los huevos poco a poco, junto a la ralladura de limón y el agua fría. Procesar hasta formar la masa. Envolver en papel film. Refrigerar por 30 minutos
Dividir la masa en dos partes iguales y estirar del espesor deseado dependiendo del tamaño del molde seleccionado.
Con una parte de la masa, forrar el molde elegido. No es necesario enmantecar y enharinar el molde, porque la masa contiene una buena proporcion de manteca. Refrigerar por 30 minutos. Tapar con papel de aluminio y precocinar en horno precalentado a 160 ° C.  Retirar del horno, enfríar y reservar.
Reservar en la heladera la otra parte de la masa estirada

Procedimiento del relleno

Batir la ricota junto con el azucar Ledesma, la ralladura de limón y la manteca.
Incorporar las yemas e integrar. Colocar la menta picada e integrar muy bien todo el relleno.
Verter la preparación en el molde con la masa precocida y fria.
Cubrir con la otra parte de la masa sin cocción, refrigerada y estirada.
Cerrar y unir los bordes.
Hornear en un horno precalentado a 160 ° C aproximadamente entre 40 a 50 minutos.
Retirar del horno y espolvorear con azúcar impalpable. Decorar con menta fresca