Es importante a la hora de preparar una mesa para servir una fondue tener en cuenta la vajilla y cubertería que necesitaremos para asegurarnos el éxito y poder disfrutar aun mas distendidos el momento en que la llevamos a la mesa.

Cuando preparamos la mesa debemos dejar libre el centro donde se ubicara el hornillo con el caquelon conteniendo la fondue.

El espacio destinado a cada invitado debe contar con su propio plato para fondue o bien un plato playo, un cuchillo y un tenedor de mesa y un tenedor de fondue al lado de los mismos.

Se pueden reemplazar los tenedores de fondue, por palitos de bambú largos.

También son importantes los coladores metálicos de mango largo para las fondues de  caldos en el caso que se realice esta especialidad.

Todos estos elementos irán acompañados con la cristalería correspondiente y servilletas de tela.

Las guarniciones y salsas elegidas para la ocasión, se presentaran en cazuelas, acordes a la vajilla elegida, acomodadas sobre la mesa de tal forma, que cada comensal pueda pinchar o sumergir cómodamente su tenedor de fondue.

La ensaladas para acompañar, pueden presentarse en fuentes o bandejas con sus cubiertos de servir, o bien, pueden estar servidas con antelación en el plato de cada comensal.

 

Equipos para preparar fondues

Existe una oferta muy variada  de equipos para preparar fondues. Todos ellos se componen de una cazuela y un pie donde se dispone un hornillo en el que se cuece la fondue, también los hay eléctricos.

Las cazuelas pueden ser de diferentes materiales y formas que cambiara su formato de acuerdo al tipo de fondue que elaboremos, si es de quesos, aceites, caldos o de chocolate.

Para preparar fondues de quesos, se utilizan aquellas que son de barro, cerámica o arcilla vidriada, las mas parecidas al caquelon suizo, de superficie ancha y no muy profundas, diseñados especialmente para sumergir sin complicación el tenedor de fondue con la comida, en el queso fundido, las cuales no son aptas ni aconsejables para las fondues de aceites o caldos.

Para preparar fondues con aceite caliente, como la bourguignonne, se utilizan cazuelas de hierro esmaltado o de metal.

Estos recipientes a diferencia del caquelon para fondues de quesos, poseen superficie mas pequeña con una tapa cuyo centro se encuentra abierto en forma de estrella para evitar las salpicaduras y dejar apoyado en el vértice de la estrella, el tenedor de fondue sumergido, sin riesgos a que se mueva o caiga.

Para preparar fondues con caldos calientes, como la fondue asiática, o el estofado mongol, se utilizan cazuelas especiales que poseen una especie de tapa, con su chimenea central en forma de embudo, llamadas comúnmente, “olla Mongol” donde se cocina un caldo muy aromático, en el que luego se introducen carnes variadas, entre ellas, pescado, cordero, carne de ternera, cerdo y pollo, como también verduras de diferentes tipo. Cada uno de estos estos ingredientes se sumergen en el caldo caliente con  tenedores de fondues, palillos largos de bambú o coladores metálicos y se dejan cocer.

Sino se consigue este tipo de equipo, se puede utilizar el de fondues con aceites.

Para la fondue de chocolate se utilizan los equipos más pequeños, acompañados por los tenedores de fondue o palillos de bambú.

Los equipos eléctricos son ideales porque regulan perfectamente la temperatura para mantener la preparación de chocolate en su punto justo.