¿Sabes la diferencia entre jugo y licuado? El primero es el que podés poner todos los ingredientes en la licuadora y filtrar para obtener solo el jugo o bien si tenés una juguera pasas los ingredientes por la máquina. Si tomas el jugo en ayunas te ayuda a seguir con el ayuno que venís haciendo en tus horas de descanso y es ideal si el día anterior comiste un poco de más y querés darle un descanso al aparato digestivo.
En el licuado, a diferencia del jugo, no hay un filtrado de por medio por lo que te aporta también la fibra de los alimentos que vayas a utilizar cómo ingredientes.
Así que vos sumate al cambio y animate a empezar tu día recargada de energía y sintiéndote pleno con un riquísimo licuado saludable. Acá abajo te dejo un par de ideas para que pruebes…

Licuado de arándanos y kale:
3/4 de Taza de Arándanos, 1 puñado de kale, 1 rodajita de jengibre y cúrcuma, jugo de 1/2 limón, 1 mini banana congelada y agua.

Licuado verde:
Este licuado tiene 1/2 pepino, 1 puñado de hojas de acelga, 1/2 jugo de 1 limón, 1 manzana verde, 1 rodajita de jengibre y otra de cúrcuma, 1 mini banana congelada y 2 vasos de agua fría.

Licuado rosado:
1/2 Remolacha, 1/2 zanahoria, jugo de 1/2 limón, 1 banana en rodajas congelada, 1 rodajita de jengibre fresco y agua.

¿Vos ya empezaste a crear y probar tus propios licuados?
Hace las combinaciones que más te gusten, podes comenzar con 50 % de hojas verdes y 50 de fruta madura como peras y manzanas, un toque de jugo de limón y el jengibre y cúrcuma infaltables, un poco de agua y a licuar. Si sos diabético, cuidado con las frutas y verduras como la remolacha que tienen mucha concentración de azúcar. Anda probando las combinaciones que más te gusten y convertirlas en un hábito.