Como cada año, cuando se acerca la celebración del Día del Amigo, surgen las dudas de cómo celebrarlo; y una de las mejores maneras es festejarlo con una mesa dulce y tentadora, poniendo las manos en la masa y no tanto en las pantallas táctiles. La reconocida cocinera Silvia Valdemoros nos brinda tres recetas clásicas, muy fáciles de hacer y para todos los gustos: una torta mousse de chocolate, un mini pie de coco y dulce de leche y una nude cake de frutos rojos

En la era del WhatsApp, festejar el día del amigo cara a cara es todo un desafío. Hoy, hasta resulta extraño eso de llamar y sostener una conversación en lugar de escribir o grabar un mensaje de voz. Por suerte, esta realidad provoca, al tiempo que crece, cada vez más reacciones en contra. Hay quienes renuncian a las redes sociales para volver a la era “desconectada”.

Pero sin ir tan lejos, podemos festejar un día del amigo diferente cocinando delicias caseras para recibirlos y agasajarlos con una mesa dulce y tentadora, poniendo las manos en la masa y no tanto en las pantallas táctiles. Pero para no entrar en pánico creyendo que es algo imposible de llevar a cabo, no sólo por el supuesto trabajo que acarrean sino por el incierto éxito de su realización, la cocinera Silvia Valdemoros nos brinda tres recetas clásicas, muy fáciles de hacer y para todos los gustos: una torta mousse de chocolate, un mini pie de coco y dulce de leche, y una nude cake de frutos rojos.

LEA MÁS:

Se denomina “nude cake” o “naked cake” a las tortas “desnudas” que dejan ver sus capas de bizcochuelo y relleno, sin necesidad de llevar una crema o fondant que las recubra. Ahí reside la simpleza de esta torta que se arma con tres discos de un bizcochuelo básico de vainilla, crema chantilly, frutos rojos y un toque de vino Oporto. Pero el relleno puede variar, y en lugar de frutos rojos, se puede utilizar la fruta o ingrediente que más nos guste. Las opciones que se pueden implementar son infinitas. El encanto de este tipo de tortas es que dejan ver su interior sus irregularidades, el color de sus rellenos, y sus diferentes texturas. “Es una versión de la típica torta de cumpleaños remixada con frutos rojos”.

Una rica torta hecha por nuestras propias manos no puede compararse a ningún otro regalo que podamos adquirir en un shopping o un centro comercial. Tiene el valor agregado de la dedicación que le ponemos al hacerlo y tiene asegurada su posteridad como uno de esos momentos imborrables que enmarcan una amistad a través del tiempo. No sólo es una caricia para el alma de nuestros amigos sino una gran satisfacción para quien lo hace. “Veo que en estos tiempos uno está necesitando conectarse, encontrarse, reunirse en la mesa alrededor de la familia. Eso es algo que se perdió y ahora estamos como necesitando volver a las raíces”, dice Valdemoros.

La torta mousse de chocolate es un clásico que se queda con el primer puesto entre las preferidas de los argentinos. Se destaca por la untuosidad de la mousse que la rellena. La cocinera y pastelera optó por utilizar una base de bizcochuelo de chocolate. Pero se puede simplificar la receta con una base de galletitas y manteca procesadas con la que se evita el uso del horno. Otra opción es utilizar sólo la mousse y colocarla en el molde, dejarla enfriar, y servirla directamente así, sin horno y sin harina. Tiene la ventaja de que puede ser, además de la protagonista de una mesa dulce, el broche de oro de una cena especial.

El mini pie de coco y dulce de leche es la más “argentina” de las propuestas por la presencia del dulce de leche. Es importante elegir uno que nos guste, de buena calidad, y que sea repostero. Es una versión individual de la tarta de coco y dulce de leche. El secreto de esta receta es la paciencia a la hora de elaborar la masa. Como se trata de una masa quebrada (esto quiere decir que tiene un gran porcentaje de manteca) es necesario refrigerarla media hora como mínimo cuando se arma el bollo inicial, para que la manteca vuelva a enfriarse y a tomar cuerpo. Y también es importante llevar a la heladera los moldes individuales rellenos con la misma masa, también durante treinta minutos. Si se saltean estos pasos, se corre peligro de que la masa se contraiga durante la cocción o que no quede crocante por fuera y blandita por dentro.

La pastelería está muy vinculada, por sus propias características, con el encuentro social. Porque no se trata de preparaciones que se consumen en el día a día para cubrir las necesidades nutricionales, sino de delicias relacionadas con el disfrute y el placer. Son también una excelente oportunidad para compartir con amigos en vivo y en directo, sin mensajitos a la distancia, en una fecha tan especial.

Silvia Valdemoros fue la creadora de la primera escuela de cocina gratuita en Argentina que se hizo en el Mercado Central. “Me importa que quede algo para que la gente pueda tener un oficio. Porque lo único que no le pueden sacar a la gente es la educación”, remarca. En esta nota, Silvia -que además es la imagen del azúcar Ledesma-, nos ofrece tres recetas fáciles para armar una mesa dulce ideal para compartir una tarde con amigos o en familia.

Finalmente, cuando se le pregunta que fue lo más importante que le enseñó la profesión, destaca “Que se puede llegar trabajando con responsabilidad y perseverancia. Es una de mis mayores satisfacciones como cocinera”.

Por Marcela Korzeniewski
Fuente: www.diariopopular.com.ar