Una vez entrando al canal, José, un amigo que trabaja allí desde hace muchos años, me pregunta… Valdemoros vos siempre sonriente, nunca tenés ningún problema? y le conteste… «Amigo… ¿tenés tiempo? ¡te cuento! y allí me di cuenta que era una actitud de vida que no me había dado cuenta que la llevaba conmigo a donde iba…. Me han pasado cosas en la vida como a todo el mundo, lindas, tristes, otras un tanto difíciles y todo me ha fortalecido y ¡me ha traído hasta aquí!

Por eso les digo, saquen el niño que hay adentro de ustedes, sean felices a cada instante y haciendo lo que mas aman en la vida y compártanlo con sus seres queridos, ¡en definitiva es lo único que cuenta y nos llevamos de la vida!

¡Les dejo unas fotos mías donde saque mi niña interior y me emocionaba de felicidad como si fuera una niña! En verdad lo soy cada vez que puedo.